Vivimos en un mundo creado por el todo poderoso, para disfrutarlo, para luchar por él, para contemplarlo y admirarlo. Somos hijos de Dios y por ello somos herederos de este espacio terrenal.