La bulliciosa tranquilidad del mundo

Vivimos en un mundo donde todo parece estar bien y nada parece estar mal.

Los medios de comunicaciones de todo el globo terráqueo parecieran reunirse con frecuencia y entre copas combinarse para informar a la sociedad o desalentar a la misma, sacando al aire lo peor de los hechos, realidades crudas y crueles que más que dar dar a conocer la verdad y dar aliento, parecieran llevar al ser humano a un estado de desorientación, de incredulidad y pánico .

Entonces me pregunto que pasa con el otro lado de la moneda? Con la parte buena de nuestro mundo, los actos nobles, las buenas causas, los valores, el sentido de orientar, educar y resaltar lo bueno y sobre todo lo bello de nuestro habita.

Sería preferible cambiar un poco las arreglas del juego y hacer movimientos inteligentes con las fichas del ajedrez y trabajar al unísono por un espacio mejor para todos.

Hoy en día es casi un sueño despertar encender la tele y escuchar una agradable noticia, ver una agradable imagen que active esas glándulas de felicidad y bienestar en la persona, llamadas endorfinas, que pueda salir a su trabajo con buen ánimo y la convicción de que tendremos un mundo mejor y que somos parte de la solución y no del problema como nos hace pensar muchas veces nuestro subconsciente por ese bombardeo diario de negatividad.

Este modelo de informar se ha convertido en un círculo vicioso, el cuál que parece difícil erradicar, pero si lo pensáramos mejor, este sistema le da poder al malhechor y al anti ciudadano, les da fama, eleva su ego de ser conocido , mejor sería no darles la importancia farandulera que se les da y que las autoridades hagan cumplir las leyes y castiguen de forma ejemplar al merecedor, mientras los medios pudiesen emplear el tiempo en informar de manera más objetiva, con formatos educativos, con sentido de orientación e incentivar los valores que por falta de promoverlos se van quedando rezagados en mundo lleno de gente buena, trabajadora y honesta, que necesita protección, educación, alimentación, salud y sobre todo paz.

Mi humilde opinión!