Con una inversión que supera los 15 millones de dólares, se ha iniciado una completa remodelación  en las terminales de cruceros de Don Diego y Sans Souci, en Santo Domingo, dos puertos en los que también se realizan labores de dragado para permitir que buques de cualquier calado puedan llegar sin problemas hasta la capital dominicana.

El proyecto completo está siendo acometido por primera vez por una empresa netamente dominicana, Inversiones Turísticas Sans Souci (ITSS), que se ha propuesto convertir a la ciudad de Santo Domingo en uno de los grandes pasos de cruceros del Caribe.

El primer plan en esa dirección era lograr que cruceros turísticos de cualquier calado puedan atracar sin inconvenientes en ambos puertos, ubicados uno frente al otro, en una ensenada que forman la desembocadura del río Ozama y el mar Caribe, y para ello se emprendieron intensas labores de dragado que deben concluir a finales de noviembre.

 

 

 

“Es probablemente la mayor limpieza y remoción de lodo y escombros realizada en un puerto del Caribe dominicano, desde los tiempos en que el pirata Francis Drake asaltó la ciudad de Santo Domingo, en 1586”, dijo el ingeniero Luis Contreras, presidente de la CMP Internacional, empresa encargada de estos trabajos.

Esa misma compañía, por designación del ITSS, será la encargada en el futuro de mantener limpio los accesos a esos puertos y su dragado, que debe ser de unos 10 metros de profundidad.

“Se trata de una labor de gran envergadura, que requiere el uso de un personal altamente capacitado y experimentado, y por ello 20% de los técnicos aún es extranjero”, dijo Contreras.

 

{jumi[*4]}