La compañía propietaria del barco Costa Concordia que naufragó el 13 de enero frente al litoral italiano, ha acordado pagar una indemnización de 2 millones de euros a 235 pasajeros franceses victimas del accidente quienes presentaron una demanda colectiva.