Para el próximo invierno el puerto de la provincia Samaná estará recibiendo un 50% menos de cruceros que el año pasado, debido a la presión de la que son victimas los visitantes que bajan de esos barcos por parte de los vendedores ambulantes.